La OMS ha advertido que algunos alimentos que pueden provocar una respuesta inflamatoria del organismo, repercutiendo de forma directa en la salud de las articulaciones, por lo que es sumamente recomendable minimizar lo máximo posible su uso y evitar las consecuencias que pueden tener como resultado enfermedades crónicas.

La importancia de cuidar las articulaciones

Las articulaciones son aquellas encargadas de brindar apoyo al cuerpo gracias a que conectan los huesos facilitando la habilidad de movimiento. Ahora bien, muchas veces el dolor en las articulaciones es un problema común que puede ser originado debido a la inflamación o lesión en estas.

Aunque generalmente se asocia su aparición con la vejez, se pueden producir algunas lesiones a temprana edad como resultado de algún tipo de traumatismo o ciertos deterioros. Sea como fuere, este es un problema que afecta en gran manera la calidad de vida de la persona, ya que muchas veces termina interfiriendo con la movilidad e incapacita ante algunas tareas.

En vista de ello, es importante cuidar las articulaciones y minimizar el consumo de los siguientes alimentos:

Carnes procesadas y rojas

Algunos residuos de ellas quedan en el organismo, generan inflamación, rigidez y dolor en las articulaciones.

Azúcares refinados

Debido a que incrementan la liberación de citoquinas, se aumenta el dolor e hinchazón.

Leche y derivados

Estos cuentan con una proteína llamada caseína, se produce una irritación en los tejidos encargados de proteger las articulaciones causándoles deterioro.

Sal

La sal altera el equilibrio de los líquidos corporales, causando problemas cardiovasculares.

Aceite de maíz

Los altos niveles calóricos tienden a disminuir la calidad de las articulaciones agravando los problemas inflamatorios.

Por otra parte, es importante disminuir la ingesta de comidas rápidas, granos refinados y harinas que desencadenan una sensación de dolor contribuyendo al sobrepeso y diabetes.

Dejar respuesta