Todos sabemos que el consumo de yogurt es beneficioso para nosotros, o por lo menos sabemos que contiene un sinfín de propiedades saludables; pero ¿sabemos realmente como nos beneficia?

Además de que son una fuente excelente de nutrientes, numerosos estudios médicos han demostrado que pueden prevenir numerosas enfermedades si los consumimos con regularidad.

El consumo de yogur previene la presión alta, la caries e incluso el cáncer

El consumo de yogur ayuda a eliminar el sodio que nos sobra gracias a que contiene minerales como el magnesio, el potasio y el calcio que hacen que podamos excretarlo de forma natural, previniendo así una posible hipertensión a largo plazo, pues este sobrante de sodio es el responsable en ocasiones de que tengamos una presión alta.

Además, las bacterias activas de estos lácteos fermentados pueden evitar que suframos caries, halitosis e incluso enfermedades de las encías.

Según un estudio presentado por la Universidad Tufts de Boston, los esteroles vegetales presentes en el yogur, permiten mantener los niveles de colesterol en condiciones óptimas, reduciendo así el riesgo que sufrimos de padecer arteriosclerosis u otras enfermedades cardiovasculares consecuencia de un colesterol alto.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos afirma que aquellas personas que consumen yogur con regularidad tienen un menor riesgo de desarrollar determinados tipos de cáncer, puesto que los probióticos que contiene este lácteo, tienen una actividad anticarcinogenética, es decir, que evitan que se formen masas de tejido malignas.

Los probióticos presentes en el yogurt mantienen nuestra flora intestinal saludable y son los encargados de eliminar toxinas y gérmenes, con lo evitaremos en gran medida el estreñimiento, las diarreas agudas y los problemas digestivos.

Tomar yogurt con altas dosis de probióticos como Actimel por ejemplo, estimula la producción de inmunoglobulina A, linfocitos y células plasmáticas, por lo que se refuerzan considerablemente las defensas, y con ello el organismo se encuentra protegido frente a baterias nocivas, virus y otras enfermedades que aparecen como consecuencia de un sistema inmunológico debilitado.

Dejar respuesta